Columnas
Cosa Juzgada: El Presidente frente a la Corte
Por: Redacción el 19 de diciembre de 2018
Cosa Juzgada: El Presidente frente a la Corte
Por Edgar Adair Espinoza.

engo la impresión que alguien no se enteró que pasó el 1 de julio. Ese día la correlación de fuerzas cambió radicalmente. Desde entonces la agenda del Presidente camina al cumplimiento de sus propuestas más populares, entre las que destacan: la austeridad republicana y el fin a la corrupción. No hubo plaza pública donde no señalará la fastuosidad, la corrupción y el régimen de privilegios en el que vive la clase política en general, incluyendo, al poder judicial. De ahí, la posición del Presidente y de MORENA en el legislativo que aprobó la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos para que en el presupuesto 2019, ningún servidor público pueda tener un sueldo mayor al del Presidente.

Dicha Ley, fue suspendida en tiempo récord por el ministro de la SCJN, Alberto Pérez, al dar trámite a la acción de inconstitucionalidad presentada por senadores del PRI, PAN y PRD. La oposición oficial y oficiosa salió rauda y veloz en la defensa de "la autonomía e independencia" del poder judicial frente a los “autoritarios y antidemocráticos”.

Esos pocos que han salido en la defensa de los privilegios de ministros y jueces, hacen una lectura sesgada y no sistemática de la Constitución, omitiendo la revisión de los artículos transitorios publicados desde 2009, en relación al reformado artículo 127, que establece que nadie podrá ganar más que el Presidente, las remuneraciones que en el actual ejercicio sean superiores a la máxima establecida, deberán ser ajustadas o disminuidas en los presupuestos de egresos correspondientes. Las percepciones de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los magistrados de Circuito, los jueces de Distrito, los consejeros de la Judicatura Federal, los integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral y los magistrados y jueces de los Poderes Judiciales Estatales, que actualmente estén en funciones, se sujetarán a lo siguiente:
a) Las retribuciones nominales señaladas en los presupuestos vigentes superiores al monto máximo previsto en la base II del artículo 127 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se mantendrán durante el tiempo que dure su encargo.
b) Las remuneraciones adicionales a las nominales, tales como gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones, y cualquier remuneración en dinero o especie, sólo se podrán mantener en la medida en que la remuneración total no exceda el máximo establecido en la base II del artículo 127 constitucional.
Es claro que la aplicación del artículo 127 no está trastocando la democracia, se está acatando lo establecido en la Constitución.

En el fondo, somos testigos de una negociación entre poderes al más alto nivel. Incluso, para el Presupuesto de Egresos 2019, se considera un recorte de 8.4% al poder judicial, esto es 6,009.6 millones de pesos. Aunque en materia de remuneraciones termine predominando el artículo 94, que establece que no serán disminuidas las remuneraciones a ministros, jueces y magistrados durante el tiempo que dure su encargo. Este debate permitió enterarnos del nepotismo generalizado que existe en el poder judicial, basta con señalar el caso del Juez de Durango Héctor Flores Guerrero, que en una investigación periodística se le comprobó, ubicando con nombres y ocupación a por lo menos 17 familiares suyos. También la presunción de actos de corrupción por la vida de lujos del veracruzano Adolfo Eduardo Serrano, bautizado como “lord ministro” y que fue viralizado en redes por mostrar sus gustos más extravagantes, mismos que no parecen corresponder con sus ingresos, por lo que el propio Consejo de la Judicatura ha comenzado una indagatoria.

Independientemente, del resultado final de esta discusión, es un hecho que el descrédito de los jueces aumentó. Vaya joya que regalaron el pasado 10 de diciembre, en un acto inédito, las treinta sedes del Poder Judicial de la Federación protestaron por “la defensa de su función jurisdiccional e independencia judicial” que a decir de ellos, es vulnerada por la austeridad republicana y, concretamente, la baja en sus salarios. Los ciudadanos atestiguamos algo histórico: Nunca nada los ha unido tanto como la defensa de sus bolsillos.

Qué manera de perder, mediáticamente, en su primer diferendo con el Legislativo y el Ejecutivo. Este asunto es cosa juzgada, AMLO frente a la Corte se erige como el Presidente que cumple. El fondo es la ética, no se dieron cuenta.
Etiquetas: Presidente, Corte, AMLO.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de DIARIO ADISCUSIÓN; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
LO MÁS LEIDO